slide_01 slide_04 slide_03 slide_02
Maullín: Productores de loco avanzan en certificación Fair Trade

De visita en Fundación Chinquihue, Pablo Granados, Coordinador de Pesquería Latinoamérica para Fair Trade USA, explicó que los productores de locos de la comuna costera podrían ser la primera pesquería en lograr esta certificación en toda Sudamérica.

En pleno proceso de preparación se encuentran pescadores de Maullín, región de Los Lagos, para la realización de una auditoría externa del recurso loco (Concholepas concholepas), que se postula para obtener la certificación Fair Trade o Comercio Justo y que se ejecutaría –a más tardar-, en junio próximo. Esto se da en el marco del proyecto NODO Loco, el que es financiado por la Corporación de Fomento de la Producción, Corfo, y que ejecuta Fundación Chinquihue. El tiempo estimado para lograr conseguir esta certificación se estima en alrededor de 90 días.

“Los productores de locos serán los beneficiarios directos de Fair Trade”, explica Granados. “Ellos reciben una prima, que es un precio adicional al precio de playa que se acuerda previo a, incluso, que suceda la auditoría”, aduce. Esto sería un 7% por sobre el precio en el que este cotizado recurso se comercializa en playa. Fundación Chinquihue ha estado negociando con quien podría ser el posible comprador.

Ese porcentaje adicional retornaría a los propios productores bajo el concepto de un fondo de prima, monto que se destinaría exclusivamente al desarrollo comunitario.

“Un 30% de la prima que reciban en total tiene que ser invertida en acciones ambientales del recurso. Y el 70% restante es apoyo, ya sea a su infraestructura directa como gremio de pescadores a pequeña escala o inversiones, idealmente en su comunidad”, explica Granados. “Al beneficiarse los pescadores, indirectamente se benefician sus familias. Al beneficiarse las familias de los pescadores, se beneficia la comunidad”, agrega.

Alex Winkler, Gerente General de Fundación Chinquihue, explicó que “sin duda este será un importante hito tanto a nivel regional, nacional como continental. No todos los días un grupo de pescadores a pequeña escala del sur de Chile logra certificarse en Comercio Justo y obtener todos los beneficios que dicha certificación traerá. Nosotros como fundación mantenemos el compromiso de hacer todo lo que se encuentre a nuestro alcance para lograr el objetivo”.

Maullín a la vanguardia

Actualmente no hay pesquerías certificadas en Fair Trade en Sudamérica. Así las cosas, los productores de locos de Maullín serían los primeros en lograr dicha certificación en todo el subcontinente americano, en lo que a pesquerías respecta. Actualmente solo México cuenta con una certificación de este tipo en América Latina.

Granados trabaja actualmente con pescadores en Valdivia, región de Los Ríos, principalmente productores de navajuelas y huepo. También existe un prospecto con pescadores dedicados a la captura de jaiba limón en la capital de la región de Valparaíso. En la región de Los Lagos ya ha habido acercamientos para certificar la merluza austral en Hualaihué.

Fuera de la pesca en Chile ya hay productos certificados en Fair Trade, como por ejemplo los arándanos, cerezas, miel o palta. Los recursos provenientes de la pesca sería otro de los productos que se sumarían a la gama de certificaciones Fair Trade.

“Chile hoy cuenta con una infraestructura sólida en sus sistemas de gobernanza, de asociatividad e innovación social a través de distintas plataformas gubernamentales, como por ejemplo Corfo. Yo creo que hay mucho futuro”, concluye Granados.

Pescador chilote participa de feria gastronómica ÑAM en Santiago

Se trata de Justo García, acuicultor del sector de Hueihue, Ancud, quien ha venido trabajando con Fundación Chinquihue desde hace 20 años.

Ostras del Pacífico en aceite, ostras del Pacífico ahumadas en aceite, ostras naturales, choro maltón, entre otros productos, es lo que Justo García, acuicultor chilote, ofrecerá hasta este domingo 7 de abril al público que asista al Festival Latinoamericano de Cocina ÑAM, el que se desarrolla desde el jueves 4 en el cerro Santa Lucía, Santiago.

García, quien es parte de esta instancia por primera vez, ve como una buena oportunidad ofrecer sus novedosos productos marinos, en los que se ha esforzado por darle valor agregado. “Mi expectativa es que el público conozca los atractivos productos que estamos sacando al mercado. Sin duda esta es una ventana para mostrar lo que estamos haciendo”, asegura.

“Hemos apostado por ofrecer un producto del mar diferente, con valor agregado, obtenido de nuestros propios cultivos y que pueda distinguirse fácilmente de lo que uno suele encontrar en el mercado local. Nuestros productos actualmente no existen en el mercado”, complementa quien ha estado en contacto con Fundación Chinquihue trabajando desde hace al menos 2 décadas.

Esta oportunidad de ser parte de la feria ÑAM fue articulada por Fundación Chinquihue, entidad que facilitó la postulación a esta importante instancia gastronómica.

Alex Winkler, Gerente de Fundación Chinquihue, ve con buenos ojos la participación de García y asegura que “nosotros siempre apoyaremos a los pescadores y acuicultores de la región en lo que a promoción de sus productos se refiere”. Winkler además aseguró que “sin duda será una importante instancia para mostrar las bondades que se producen en nuestra zona y es de esperar que el espíritu emprendedor que cada uno tiene haga posible que más productores se sumen a este tipo de actividades en los años venideros”.

Fundación Chinquihue entregará becas de estudio a hijos de pescadores artesanales

En esta oportunidad el monto de cada beca asciende a 12 UF.

Como ya es de permanente preocupación, Fundación Chinquihue entregará becas de estudio a hijos de pescadores artesanales de la región de Los Lagos que cuenten con excelencia académica. El objetivo de este beneficio es ir en ayuda de quienes con esfuerzo ingresan por primera vez a la Educación Superior.

Pueden postular a este beneficio aquellos egresados de Enseñanza Media año 2018 y que cursarán estudios por primera vez en alguna institución de Enseñanza Superior el año 2019, ya sea en universidades públicas o privadas, institutos profesionales, centro de formación técnica reconocido por el Estado, y a quienes ya estén cursando estudios superiores.

Las 12 becas serán distribuidas en tres grupos distintos, siendo el primero de ellos 4 beneficiarios egresados de Enseñanza Media durante el año 2018 que presenten las mejores notas promedio de 1° a 4° Medio y que cursen estudios superiores por primera vez este año.

El segundo grupo de 4 beneficiarios está conformado por aquellos estudiantes de Enseñanza Superior que cursen carreras técnicas (hasta 6 semestres de duración) de Centros de Formación Técnica, Institutos o Universidades y que presenten el mejor promedio de notas del año académico 2018.

Por último, el tercer grupo de 4 beneficiarios corresponderá a aquellos jóvenes que son parte de la Enseñanza Superior en carreras profesionales de Institutos o Universidades y que presenten el mejor promedio de notas del año académico 2018.

Alex Winkler, Gerente de Fundación Chinquihue, indicó que “como fundación estamos preocupados por el desarrollo de la pesca artesanal y, con una mirada de mediano y largo plazo, creemos necesario prestar atención a la formación de las futuras generaciones, concretamente facilitando el ingreso a la educación superior a aquellos jóvenes que son hijos de los pescadores artesanales de la región. Consecuente con esta última premisa es que para este año la cantidad de becas se ha incrementado de 5 a 12, y también el monto de cada una aumentó en un 20%, de tal manera que los beneficiarios puedan hacer frente al costo que significa ingresar a la educación superior de mejor manera”.

Las postulaciones a la Beca para hijos de Pescadores Artesanales de la Región de Los Lagos podrán ser entregadas hasta el 30 de abril del 2019 en dependencias de Fundación Chinquihue, ubicada en camino a Chinquihue, kilómetro 12.

También pueden ser enviadas a la casilla 43-D, sucursal Correos de Chile Puerto Montt o bien enviadas por correo electrónico a becas@fundacionchinquihue.cl

Los resultados serán publicados en la página web www.fundacionchinquihue.cl el 31 de mayo del 2019. Puede revisar los requisitos de postulación aquí y el formulario de inscripción puede ser obtenido de aquí.

Cetmis – Fundación Chinquihue atiende 130 empresas mitilicultoras en la región de Los Lagos

Proyecto financiado por CORFO – Innova Chile y ejecutado por Fundación Chinquihue tiene por objeto incrementar la productividad de Mipymes cultivadoras de Mejillón fomentando adopción de nuevas tecnologías.

En un trabajo que inició Fundación Chinquihue en el año 2017, el Centro de Extensionismo Tecnológico para una Mitilicultura Sustentable, Cetmis, ha logrado atender a 130 empresas dedicadas a la mitilicultura en la región de Los Lagos –región en la que se produce el 99% de este producto a nivel nacional-, a febrero del presente año.

Las principales zonas de producción hoy son  Chiloé y Calbuco, sectores de engorda de este cotizado producto nacional, y Cochamó y Hualaihué, zonas dedicadas a la provisión de semillas.

Alex Winkler, Gerente de Fundación Chinquihue, indicó que “es innegable la importancia que hoy tiene esta actividad productiva como motor de desarrollo en la región si se considera que Chile es el principal exportador a nivel mundial y da empleo a cerca de 17 mil personas”.

Luis Oliva, Gerente del Cetmis, indicó que “los resultados se ven auspiciosos”. Sin embargo, acotó que “hay que mencionar que el proceso de extensionismo es un proceso largo que requiere de generar confianzas acordes a los resultados vistos en los ciclos productivos. Altamente valorado es el acompañamiento técnico a los empresarios, la entrega de información objetiva del impacto económico de la intervención y el levantamiento de información para el apoyo del sector”.

Las 130 empresas cuentan con un diagnóstico de sus brechas y problemas que permite a los empresarios trabajar en un plan de mejora tecnológica. El 13% de los atendidos muestra tendencias de mejora en sus indicadores económicos, tales como aumento de la producción en 27% –promedio. Un 42% de las recomendaciones hechas relativas a la incorporación de nuevas prácticas y nuevas inversiones fueron adoptadas por los empresarios.

Cetmis trabaja en piloto demostrativo para cultivo de choritos en Hualaihué

Proyecto ejecutado por Fundación Chinquihue busca mejorar proceso de siembra con mitilicultores.

En los últimos meses el equipo de extensionistas del Centro de Extensionismo Tecnológico para una Mitilicultura Sustentable, Cetmis, -proyecto apoyado por Corfo y ejecutado por Fundación Chinquihue-, ha estado trabajando en la aplicación y evaluación de un piloto demostrativo en un cultivo de choritos en isla Llancahué, comuna de Hualaihué, región de Los Lagos, cuyo beneficiario directo es Siro Alvarado, mitilicultor de dicha zona desde hace 20 años.

Uno de los desafíos que enfrentan micro y pequeños mitilicultores es producir con el máximo porcentaje de choritos en sus cultivos, esto debido –principalmente- a que en el medio natural también existen otros mitílidos tales como la “cholga” la que es categorizado como “fauna acompañante”, con la consiguiente merma en la producción efectiva del centro.

Ese es el caso de Siro Alvarado y es él precisamente quien explica que históricamente algunos de sus colectores han presentado alta presencia de cholga en su interior. Lo que ocurre es que dicho producto no puede ser comercializado en las plantas que él abastece con su producción. “Solamente ellos pagan lo que les sirve, que es el chorito”, asegura Alvarado.

Alex Winkler, Gerente de Fundación Chinquihue, destacó este piloto demostrativo como una interesante propuesta considerando que “este usuario en particular ha llegado a tener un 50% de descuento de su producción, una cifra alta y que le acarrea más de un problema para continuar con esta actividad”. Complementa que “si todo esto resulta como se espera, no debería tener un descuento de más allá del 15% o 10%, una oportunidad que abre importantes expectativas para Don Siro en cuanto a aumentar su producción y sus ingresos, y que podría ser extensible a otros productores”.

Luis Oliva, Gerente del Cetmis, asegura que “la asistencia técnica prestada a este beneficiario tiene por objeto mejorar la calidad de su producto, buscando disminuir los porcentajes de rechazo al momento de la venta de su producción a las plantas con las que él trabaja”. Oliva indicó que la introducción de nuevas prácticas en la etapa de sembrado resulta de vital importancia para incrementar la pureza en chorito de sus sistemas de cultivo.

Alvarado realiza captación propia de semillas, lo que implica que no necesita comprarla a algún proveedor externo, como lo hacen otros productores. Esto permitió que este trabajo se iniciara cosechando dicha semilla e introducir nuevas técnicas en la etapa de la siembra, entre las cuales está el tamizado que busca eliminar la fauna acompañante presente y homogeneizar la talla de la semilla, dos factores que hasta ahora no eran controlados por el cultivador y que tienen directa incidencia en el crecimiento del producto y en evitar la pérdida de semillas.

Sólo terminado el ciclo productivo se conocerán los resultados de su producto para luego poder ser aplicado con otros mitilicultores que presenten un problema similar.

Etapas del piloto

Este trabajo cuenta con tres etapas. La primera consiste en la siembra. Para ello se tamizó la semilla de chorito con el objetivo de eliminar la fauna acompañante y homogeneizar la talla de siembra. Tras ello se procedió a sembrar con una máquina sembradora, buscando lograr una densidad óptima.

Pasadas algunas semanas, se realiza un control de la densidad, el tamaño y la fauna acompañante presente en las cuelgas, todo para poder determinar la evolución de dicha siembra. A esta etapa se le conoce como “seguimiento”.

Una vez que el producto logra alcanzar el tamaño de venta, se procede a controlar su rendimiento, sumado a los otros parámetros ya evaluados en la etapa anterior y así determinar el momento adecuado para proceder a la cosecha. El proceso termina cuando el producto ingresa a la planta procesadora y se obtienen los resultados finales.