slide_01 slide_04 slide_03 slide_02
Descartan que discoloración observada en aguas de Cochamó sea nociva para el cultivo de mejillón chileno

Informe elaborado por el Centro de Extensionismo Tecnológico para una Mitilicultura Sustentable, Cetmis, abordó el fenómeno observado en abril pasado.

Sobre las superficies de las aguas que bañan el sector Cululir, comuna de Cochamó, se divisó una mancha o discoloración de color rojizo el pasado miércoles 24 de abril. Ante la preocupación por este hecho, los testigos se pusieron en contacto con un extensionista del Centro de Extensionismo Tecnológico para una Mitilicultura Sustentable, Cetmis, proyecto que es liderado por Fundación Chinquihue y financiado por Corfo.

Tras una toma de muestra de agua en el lugar y después de ser analizada por investigadores de Cetmis, se determinó que aquella discoloración, correspondía al ciliado Mesodinium rubrum. La información fue publicada en un informe titulado “Discoloración en la comuna de Cochamó: ¿floración algal nociva u otro organismo?”.

La observación realizada incluyó un análisis del comportamiento de semillas de mejillón sumergidas durante una hora en agua con presencia de M. rubrum, con el fin de observar el comportamiento de este recurso en presencia de dicho organismo. De forma complementaria, se realizó una rápida revisión bibliográfica para dar respuesta a la incógnita respecto del impacto que M. rubrum podría generar sobre los cultivos de mejillón chileno presentes en la zona en que se observó el fenómeno.

M. rubrum es un microorganismo unicelular que vive comúnmente en aguas costeras asociado a bajas salinidades. Se alimenta de otros microorganismos, como bacterias y microalgas. Cuando se encuentra en altas concentraciones produce las discoloraciones observadas en la zona cordillerana de la región. Se estima que fue descrita por primera vez en las costas chilenas por Charles Darwin en 1835.

Existe acuerdo en la comunidad científica de que M. rubrum está en bajas concentraciones en verano y aumenta a comienzos de otoño. Presente durante casi todo el año, su distribución es amplia y ha sido observada en todo el planeta. Su aparición está precedida por periodos de calor, poco viento y alta irradiación solar, y se señala además que un aumento en los nutrientes del agua facilitaría su proliferación. La discoloración puede durar desde menos de una semana hasta seis semanas.

Literatura nacional también señala a M. rubrum como organismo generador de floraciones o blooms, pero totalmente inofensivas. En la revisión de información realizada por los investigadores del Cetmis no se encontró comentarios o antecedentes sobre efectos dañinos para el hombre o para organismos explotados por el hombre, ya sea peces, moluscos o macroalgas, por lo que es altamente probable que no genere problemas en la semilla de mejillón chileno.

Luis Oliva, Gerente del Cetmis, explicó que este informe “viene a dar cumplimiento  a la necesidad de tener respuesta  inmediata sobre fenómenos naturales y repentinos que se observan y que generan preocupación entre los productores de la zona. Lo concreto es que el fenómeno observado no reviste ningún riesgo para la producción de mitílidos ni de otro tipo de recursos marinos. Con lo anterior, Cetmis fortalece su rol en la asistencia técnica para micro y pequeños mitilicultores”.

Estudiantes de Hornopirén visitaron hatchery de Fundación Chinquihue

Visita es parte de las actividades de extensión de la institución dedicada a la pesca artesanal.

Siete estudiantes que cursan la especialidad Técnico en Acuicultura del liceo Hornopirén visitaron las instalaciones del hatchery de Fundación Chinquihue, lugar en que pudieron conocer los instrumentos que ahí se utilizan y saber un poco más sobre las actividades que ahí realizan los investigadores y profesionales de la fundación.

Claudia Figueroa Malgarejo, docente de la especialidad en acuicultura del mencionado establecimiento educacional, agradeció la disposición de los profesionales de Fundación Chinquihue y, particularmente del hatchery, por ofrecer esta posibilidad de dar a conocer su trabajo a jóvenes que están actualmente en formación.

“Los contenidos vistos hoy refuerzan la teoría o lo que uno puede mostrar en el aula. Si bien nosotros como liceo tenemos algunas instalaciones implementadas, no es lo mismo que los estudiantes vengan a ver directamente donde se trabaja con una especie hidrobiológica”, indicó. Uno de los objetivos es que los jóvenes vayan pensando en ideas nuevas a ser implementadas. “La idea es que sean capaces de investigar un poco también”, aseguró.

Esta especialidad se imparte en dicho establecimiento desde el año 1996 a la fecha de forma ininterrumpida y, dado que algunos de los jóvenes son hijos de pescadores  o tienen familiares dedicados a esta actividad productiva, cumple una relevante función en el territorio. La visita a Fundación Chinquihue viene a reforzar dicha formación técnico-profesional.

Alex Winkler, Gerente de Fundación Chinquihue, explicó que “la fundación siempre estará abierta a compartir el conocimiento de sus profesionales y su infraestructura con aquellos jóvenes que están en plena etapa formativa, más aún si se considera que muchos de ellos provienen de familias en que la pesca y la acuicultura ha sido una práctica que han venido realizando por generaciones. Aplaudo el interés mostrado por los jóvenes y espero esta visita haya sido provechosa”.

Galería de fotos puede ser vista en nuestra fanpage de Facebook.

Pescadores artesanales de Calbuco trabajarán en dar valor agregado a la merluza austral

Proyecto FIC es ejecutado por Fundación Chinquihue y beneficiará a pescadores de caleta La Vega en la ciudad de las aguas azules.

Dieciséis organizaciones de pescadores artesanales de Calbuco, agrupados bajo la Cooperativa de Pescadores y Buzos de Calbuco, quienes se desempeñan en caleta La Vega, se beneficiarán con el proyecto “Innovación de un modelo productivo y de negocio con actores claves, mediante la agregación de valor al recurso merluza austral en nuevas líneas de elaboración para consumo nacional”.

Financiado por el Gobierno Regional de Los Lagos a través del Fondo de Innovación para la Competitividad (FIC) y ejecutado por Fundación Chinquihue, este proyecto busca dar valor agregado a la merluza austral. Las actividades planificadas en el marco del proyecto se iniciarán durante el presente mes de mayo y los montos comprometidos superan los $71 millones.

Con un plazo de 12 meses para su ejecución, el objetivo general del proyecto es acondicionar una sala de proceso para la comercialización y producción de un producto con mayor valor agregado. Para ello es que se diseñará e implementará una sala de procesamiento y venta, se desarrollarán diversas líneas de elaboración que ofrezcan distintos formatos y presentaciones y se explorará el mercado al que estarán dirigidos los productos a elaborar.

Dirigido al mercado de consumo nacional institucional, este proyecto espera lograr asociarse con actores claves del mercado, como son las empresas distribuidoras de productos alimenticios, particularmente las redes de abastecimiento de alimentos a empresas, casinos, escuelas, entre otros, y la vinculación con los operadores del mercado de intermediación de productos del mar que operan en la caleta en que estos pescadores desarrollan sus actividades productivas. La materialización de estas alianzas estratégicas se formalizará a través de contratos privados con intermediarios y empresas privadas que operan en la cadena de distribución institucional.

El Intendente de la Región de Los Lagos y Presidente del Directorio de Fundación Chinquihue, Harry Jürgensen, indicó que dicha institución “realizará a partir del mes de mayo un proyecto que beneficiará a los pescadores artesanales de Calbuco, el que pretende habilitar una sala que permita tener un proceso adecuado de todo lo que es la merluza austral, para mejorar la comercialización, y que este producto elaborado en esta sala de proceso tenga un valor agregado para los distintos cooperados de esta cooperativa de pescadores”. La máxima autoridad regional además explicó que dicha iniciativa finalizará con el diseño e implementación de “una sala de procesamiento y de venta, donde se puedan hacer varias líneas de elaboración en formatos distintos y presentaciones diferentes, de tal forma que exploren el mercado de valor agregado y no simplemente vender la merluza entera”.

Alex Winkler, Gerente de Fundación Chinquihue, explicó que este proyecto “está en sintonía con un mercado que muestra una demanda creciente, particularmente en lo relativo a las nuevas tendencias alimentarias”. En ese sentido, “esta propuesta se traduce en la producción y comercialización de sus productos a un precio mayor, lo que sin duda contribuirá a obtener una mejor posición de mercado, lo que se traduciría en una mejora en la situación socioeconómica de los propios pescadores artesanales que se beneficiarán de este interesante proyecto”. Winkler agregó que “este proyecto apunta a la razón de ser de Fundación Chinquihue, que es dar valor agregado a los productos de la pesca artesanal. Hago un llamado a los pescadores artesanales, dirigentes y organizaciones a hacerse partícipes de iniciativas de estas características”.

Informe aborda relación entre ceniza volcánica, salinidad y mortalidad de semillas de mejillón en el Estuario Reloncaví

Informe fue elaborado por el Cetmis, proyecto ejecutado por Fundación Chinquihue y financiado por Corfo, y se publicó bajo el título de “Semillas de mejillón chileno, salinidad y cenizas volcánicas”.

Un interesante informe ha sido publicado por el Centro de Extensionismo Tecnológico para una Mitilicultura Sustentable, Cetmis, el que busca dar respuesta a un asunto que ha estado presente en la mitilicultura regional, principalmente en las comuna de Cochamó y Hualaihué, y que no es otro que la relación existente entre las ceniza volcánica en el entorno del Fiordo de Reloncaví, producto de la actividad del volcán Calbuco, la salinidad y mortalidad de las semillas de mejillón observada en los últimos años.

Tras la erupción del macizo en abril del 2015, los mitilicultores de la zona atribuyeron la alta mortalidad de semillas de mejillón ese año a la ceniza que cayó sobre sus cultivos. Durante el 2011 la producción de semillas resultó ser preocupantemente baja, lo que trajo consigo inquietud en el sector. Posterior a estos dos eventos, en abril del 2018, se volvió a observar una mortalidad masiva de semillas de chorito. Las causas siguen siendo poco claras.

En palabras de los mitilicultores de la zona este evento ha sido observado desde siempre, pero tras lo ocurrido en el 2018, cuyo impacto fue mayor que lo observado en años anteriores, es que se cree que el evento volcánico ocurrido en 2015 puede tener una incidencia en la gravedad observada durante el año pasado.

Ante la preocupación que generan estos episodios es que Viviana Videla y Kiyotaka Kani, ambos profesionales del Cetmis, buscaron dar una respuesta basándose en una revisión bibliográfica. A esto sumaron una serie de ensayos realizados en dependencias de Fundación Chinquihue, los que complementan el trabajo bibliográfico.

Conclusiones

Basado en el juicio experto de quienes elaboraron este documento, a las características ambientales de las zonas afectadas evaluadas a través de informes y documentos varios, se determinó elegir como variables a comentar e investigar, ceniza volcánica y salinidad.

Respecto a la ceniza se  observó en terreno la gran carga de material descargado en la costa y en las aguas del fiordo, lo que hizo sospechar de efectos negativos sobre animales y vegetales allí presentes. En tanto que la salinidad es un factor modelador en zonas de fiordos que puede influir en la fijación, sobrevivencia y crecimiento de la semilla de mejillón.

Dicho lo anterior y basado en el análisis de los diversos datos existentes y los ensayos realizados para la elaboración del mencionado informe, es que se estima que la relación entre ceniza volcánica y mortalidad de semilla de mejillón chileno en colectores no es del todo clara, al menos en períodos breves de exposición y a las concentraciones probadas en algunas investigaciones.

Por lo tanto, se hace recomendable someter ejemplares juveniles y adultos de mejillón a concentraciones de ceniza por sobre los 150 mg L-1 (150 miligramos por litro) y por un lapso de más de 15 días, lo que podría arrojar más antecedentes y, probablemente, dilucidar la problemática.

Respecto de la salinidad, pareciera ser que este factor juega un papel importante en la sobrevivencia y mortalidad de la semilla de mejillón. Dicho eso, se hace necesario contar con un registro continuo de este parámetro para poder tomar medidas pertinentes. Concretamente, es recomendable bajar o profundizar la ubicación de los colectores para así evitar mortalidades por esta variable, sobre todo en sectores con importantes aportes de agua dulce.

La semilla expuesta por más de 7 días a bajas salinidades (bajo 10 psu o unidades prácticas de salinidad) presenta mortalidad y desprendimiento, lo que representa hasta el 63% de pérdida en un colector; ambos efectos reducen la calidad de los colectores de mejillón.

Luis Oliva, Gerente del Cetmis, indicó que los mitilicultores han manifestado “que para asegurar esta actividad productiva a futuro, es necesario realizar un monitoreo constante de las condiciones que impactan y modelan el cultivo del mejillón chileno en dicha zona, buscando así mejorar el cuidado de los bancos de adultos, complementando lo dicho con un marco legal que permita y facilite un trabajo basado en la sustentabilidad del recurso”.

Descargue el informe haciendo click acá.

Estudiantes de Cochamó visitaron instalaciones de Fundación Chinquihue

Visita es parte de las actividades de extensión que realiza la fundación con estudiantes de la región.

Veinticinco estudiantes de tercero y cuarto medio de la escuela básica fronteriza Juan Soler Manfredini de Cochamó visitaron las dependencias de Fundación Chinquihue, centrándose particularmente en el trabajo que científicos realizan en el hatchery, el que depende del Departamento de Desarrollo de la institución.

En el marco de esta visita los jóvenes estudiantes de especialización en acuicultura pudieron familiarizarse con la metodología de trabajo que llevan adelante los profesionales, además de conocer los equipos que se utilizan en dichas instalaciones.

Es así como los jóvenes pudieron observar larvas de erizos usando una lupa y microalgas con la ayuda de un microscopio. El mayor interés en el chorito o mejillón chileno. Las preguntas estuvieron dirigidas principalmente al ciclo de vida de este recurso regional, el que está presente en la zona de la que ellos provienen.

Alex Winkler, Gerente de Fundación Chinquihue, indicó que “la fundación está profundamente comprometida con la educación y preparación profesional de quienes están en plena etapa de formación, más aún si se trata de jóvenes que provienen de sectores aislados, como en este caso. En esta ocasión un importante grupo de estudiantes se interiorizó en el funcionamiento de nuestro hatchery y las labores que cada uno de nuestros profesionales cumple diariamente, experiencia que les servirá de referencia una vez que hayan terminado su etapa formativa”.

En dicho hatchery se producen diversos recursos bentónicos, principalmente. Se ha trabajado en la producción de almejas, erizos, abalones, ostras y choritos, por lo que las actividades que ahí se desarrollan fueron de mucho interés para los estudiantes que se especializan en esta área.