slide_01 slide_04 slide_03 slide_02
Fundación Chinquihue trabaja en la certificación de algueros

Trabajo se desarrolla en el marco de la Ley de bonificación para el repoblamiento y cultivo de algas.

Un intenso trabajo es el que ha venido realizando la Fundación Chinquihue con 170 titulares de concesiones en diversos puntos de la región de Los Lagos, todo en el marco de la Ley de bonificación de repoblamiento y cultivo de algas, cuerpo legal que beneficia a los titulares de concesiones de acuicultura y áreas de manejo, y explotación de recursos bentónicos (AMERBs).

Es así como se espera aumentar la abundancia de este recurso de importancia ecológica y económica existente en todo el territorio nacional; diversificar la actividad productiva de pescadores artesanales y sus organizaciones, además de potenciar esta acción de cultivo, la que es desarrollada principalmente por acuicultores de micro y pequeña escala.

El trabajo se ha concentrado particularmente en las provincias de Llanquihue y Chiloé. En la comuna de Maullín ya se ha trabajado con 143 casos mientras que en Ancud la cifra llega a 23. En Puerto Montt asciende a 4 concesiones. De este total, 128 casos corresponden a beneficiarios particulares y los restantes 42 son organizaciones.

Alex Winkler, Gerente de Fundación Chinquihue, indicó que la entidad que encabeza “abordará alrededor del 84% del total nacional que está contemplado en el marco de este programa nacional, lo que sin duda es una cifra importante y que da cuenta de la magnitud de la labor que hemos venido haciendo en este tiempo”. Winkler indicó que el Intendente Harry Jürgensen Caesar ha tenido “especial preocupación en la mejora de las condiciones de los algueros de la región, por lo que se seguirá trabajando en esta línea, fortaleciendo esta importante actividad”.

Según datos de la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura (Subpesca), las cosechas acumuladas de algas a agosto del presente año alcanzan las 12 mil toneladas, cifra 18,5% mayor respecto a igual fecha del año pasado. El pelillo representa el 100% de la producción de algas, recurso que es explotado en un 77% en la región de Los Lagos, seguido de la región de Coquimbo con un 9%.

La ley 20.925, iniciada el año 2017, tendrá un impacto de trabajo de 10 años, pudiendo cada titular obtener bonificaciones hasta por 3 años. Esta ley contempla apoyo para financiar semillas, transporte, labores de siembra y cosecha, infraestructura asociada a la siembra y el valor de la certificación.

“El extensionismo tecnológico se puede apoyar en la vigilancia tecnológica en varios aspectos”

Así lo indicó Sergio Cerda, Analista de Vigilancia Tecnológica de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Talca, quien encabezó un seminario organizado por el Centro de Extensionismo Tecnológico para una Mitilicultura Sustentable, Cetmis, proyecto que cuenta con el soporte de la Fundación Chinquihue.

Con invitados internacionales tanto como nacionales, se realizó en dependencias del hotel Diego de Almagro, Puerto Montt, el seminario “Vigilancia tecnológica e inteligencia competitiva para la mitilicultura” el pasado jueves 20 de diciembre a partir de las 9:30 horas. Organizado por el Centro de Extensionismo Tecnológico para una Mitilicultura Sustentable, Cetmis, proyecto que es ejecutado por Fundación Chinquihue y apoyado por Corfo, contó con exposiciones de tres expertos en el tema.

Sergio Cerda, Analista de Vigilancia Tecnológica de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Talca y quien encabezó este seminario con la exposición “Sistemas de vigilancia e inteligencia competitiva”, precisó que la vigilancia tecnológica “es un área de trabajo cuyo objetivo es proporcionar información y agregar valor a la toma de decisiones”. Sobre el trabajo que lleva adelante el Cetmis, indicó que “el extensionismo tecnológico se puede apoyar en la vigilancia tecnológica en varios aspectos”.

Entre ellas destacó “conocer efectivamente las mejores tecnologías disponibles para ser implementadas por los productores”. Por otro lado, el innovar constantemente jugaría un rol relevante también. “La vigilancia tecnológica podría entregar información sobre tendencias tecnológicas que permitan hacer innovación” en el ámbito de la mitilicultura, aseguró. En general, explicó, “la información que provee la vigilancia tecnológica debiera servir de soporte a un proceso adecuado de transferencia tecnológica a partir de la información sobre proveedores, nuevas tecnologías, de manera que los extensionistas puedan transmitir eso a los productores”.

Otro de los expositores presente fue Julián Acosta, quien es actualmente Director Ejecutivo de D&W Solutions, entidad dedicada a la asesoría en temas de vigilancia tecnológica para empresas y gobiernos regionales y nacionales. En opinión de Acosta hay, al menos, dos conceptos relevantes en este ámbito. “Uno es la productividad”, explica. “Para eso la tecnología permite hacer mejora en los procesos para hacer las cosas mucho mejor, más rápido, más barato”. Esta sería una forma de “capturar valor y competir a nivel internacional”, sostiene.

La segunda vía tiene que ver con la innovación, “que consiste en agregarle valor al producto. Estamos hablando de mirar hacia dónde van los deseos de los consumidores y comenzar a desarrollar productos de mayor valor agregado”, “La vigilancia tecnológica tiene esa misión, de aportar temas desde el mercado para anticiparse a lo que va a venir”, indicó.

Alex Winkler, Gerente General de la Fundación Chinquihue, indicó que fue “un seminario extraordinariamente positivo, de un muy buen nivel”. Destacó particularmente la presentación hecha por el Cetmis. “Creo que fue muy positiva, se notan avances bien concretos respecto al aporte que está haciendo este centro de extensionismo y, de alguna manera, va marcando una ruta de apoyo a la mitilicultura. Confío en que sigamos trabajando de la misma forma con una mirada de corto, mediano y largo plazo, y así adelantarse a algunos escenarios futuros”, cerró Winkler.

Por su parte Luis Oliva, Gerente del Cetmis, calificó la instancia como “interesante” y aseguró que “nos entrega una idea más concreta de cómo este ámbito de la vigilancia tecnológica puede fortalecer o entregar beneficios a la industria, una industria que tiene muchos elementos por desarrollar, que tiene cierta estructura que necesita de mayor acompañamiento y creo que la vigilancia tecnológica finalmente nos ayuda a ver cómo podemos fortalecer el trabajo en los cultivos, sobre todo con los pequeños cultivadores”.

Seminario internacional abordará la vigilancia tecnológica aplicada a la mitilicultura

Este es organizado por el Centro de Extensionismo Tecnológico para una Mitilicultura Sustentable, Cetmis, y se realizará en Puerto Montt.

El próximo jueves 20 de diciembre se realizará en dependencias del salón Osorno del Hotel Diego de Almagro, ubicado en Ejército 516, Puerto Montt, un atractivo seminario cuyo título es “Vigilancia tecnológica e inteligencia competitiva para la mitilicultura”, el que contará con la participación de invitados nacionales e internacionales.

Con un inicio fijado para las 9:00 horas, este partirá con la ponencia “Sistemas de vigilancia e inteligencia competitiva”, la que será encabezada por el académico de la Universidad de Talca, Sergio Cerda, quien es Ingeniero Agrónomo, Magister en Gestión Tecnológica. Cerda se desempeña actualmente como Analista de Vigilancia e Inteligencia Competitiva y es coordinador de la Red de Vigilancia de la MacroFacultad de Ingeniería del proyecto Ingeniería 2030, apoyando las actividades de las Facultades de Ingeniería de la Universidad de Talca, del Biobío y La Frontera.

La programación continuará con “Nivel tecnológico actual del sector mitilicultor e identificación de puntos críticos para su fortalecimiento”, la que estará a cargo del Gerente del Cetmis, Luis Oliva, quien es Ph. D, Graduate School of Biospheres Sciences, del Food Economics department, Hiroshima University, Japón. Oliva es, además, experto en pesca artesanal, co-manejo y enfoques participativos en el manejo de pesquerías, gobernanza y sostenibilidad de recursos pesqueros, desarrollo y extensionismo en comunidades costeras.

Cerrando este seminario estará Julián Acosta, cuya presentación lleva por título “Cómo resolver desafíos productivos, identificar negocios y acelerar la innovación con información tecnológica”. Acosta es Ingeniero industrial, consultor internacional en vigilancia tecnológica e inteligencia competitiva, aplicadas al desarrollo de nuevos negocios basados en innovación. Co-Fundador y CEO de Discovery & Watch (D&W) Colombia. Terminando las exposiciones se dará paso a un panel de conversación.

Luis Oliva indicó que este seminario viene a “reforzar un área en la que hemos estado trabajando como centro y que tiene que ver con explorar el aporte de la vigilancia tecnológica a la mitilicultura en los distintos sectores productivos, ya que es un área que ha ido ganando mayor relevancia. Esta tendencia nos exige una mejor gestión respecto de la información disponible en el entorno, lo que nos permitiría situarnos a la vanguardia, facilitando una mejor toma de decisiones respecto de los desafíos que nos exige la mitilicultura”.

El programa completo de este seminario puede ser descargado aquí. El Centro de Extensionismo Tecnológico para una Mitilicultura Sustentable, Cetmis, es un proyecto ejecutado por la Fundación Chinquihue y apoyado por Corfo.

Chiloé: recolectores de pelillo producen agar-agar gracias a inédita innovación

Novedoso proyecto es ejecutado por Fundación Chinquihue y financiado por el Gobierno Regional.

En la recta final se encuentra el proyecto del Fondo de Innovación para la Competitividad (FIC) “Agregación de valor de las algas marinas, mediante la innovación y transferencia tecnológica para la producción artesanal experimental de preproceso de Agar-agar por parte de organizaciones de pescadores, algueras productoras o recolectoras de alga gracilaria”, cuyos beneficiarios son 12 recolectores de algas pertenecientes la comunidad Buta Huapi Chilhue, comuna de Queilen, Chiloé.

Financiado por el Gobierno Regional a través del citado fondo y ejecutado por Fundación Chinquihue, este novedoso proyecto tiene por objeto la elaboración de agar artesanal a partir de Gracilaria chilensis –popularmente conocida como “pelillo”-, realizando pruebas experimentales en procesos de elaboración con el fin de calcular los rendimientos, calidades y costos de producción, buscando así obtener la formulación óptima del producto final.

De los 12 algueros favorecidos, 8 son mujeres dedicadas a la extracción de esta alga endémica en las costas chilotas, cuya forma de trabajar consistía en extraer el alga desde el mar, secarla y luego venderla, totalmente exento de elaboración alguna

Con el fin de conocer más a fondo esta innovación e interiorizarse en los avances de este atractivo proyecto es que Alex Winkler, Gerente General de Fundación Chinquihue, se trasladó hasta el sector de Pilque en la sureña comuna chilota, lugar en que se ubica la sede de la ya mencionada comunidad, espacio en que se implementó una sala de procesos para dar inicio a este trabajo.

“Estamos muy contentos con el resultado de este interesante e innovador proyecto porque significa un gran beneficio para los algueros de este aislado sector, quienes ya ven una mejora en la forma en que procesan este importante recurso. El siguiente paso será buscar la fórmula para poder comercializar este cotizado producto en el mercado internacional. Este proyecto tiene un gran potencial por delante y cuenta con todo el apoyo que Fundación Chinquihue pueda brindar para su éxito”, indicó Winkler.

Rosario Segunda Obando es la presidenta de la agrupación de algueros Estero Pilque-Paildad de la comunidad Buta Huapi Chilhue. Trabajando hace más de 15 años en esta actividad productiva, Obando califica este proyecto como “un sueño para nosotros”. Explica que cuando se enteró de esta iniciativa no podía creerlo, pero “al final fue realidad. Este sueño lo tenemos desde hace muchos años y nosotros estamos muy contentos con lo que estamos haciendo ahora”. Las proyecciones de este proyecto se ven promisorias en palabras de Obando, y tiene la fe en que seguirán trabajando gracias a que “la gente está muy activa y muy entusiasmada”.

Para enero próximo está fijado el plazo de término de este proyecto, el que cuenta con un total de 12 meses para ser ejecutado íntegramente y cuyo resultado irá en directo beneficio de estos algueros y sus familias.

Chiloé: Mitilicultores aprendieron a trabajar en fibra de vidrio

Instancia de capacitación fue organizada y convocada por el Centro de Extensionismo Tecnológico para una Mitilicultura Sustentable, Cetmis, ejecutado por Fundación Chinquihue.

Una veintena de mitilicultores se vieron beneficiados con dos cursos de reparación de material en fibra de vidrio en Chiloé. Impartidos entre el jueves 22 y viernes 23 de noviembre en Chonchi y Quellón, bajo el título de “Elaboración y reparación de material de fibra de vidrio para la industria mitilicultora”, esta instancia tuvo por objeto dar a conocer técnicas para la elaboración de piezas y reparación de materiales con fibra de vidrio de equipos utilizados en esta actividad productiva, como pueden ser embarcaciones u otros.

El primero de estos se desarrolló en el sector Teupa -comuna de Chonchi-, hasta donde llegó una decena de mitilicultores, quienes se interiorizaron en el trabajo en fibra de vidrio y que les permitió poner en práctica algunos conocimientos sobre una embarcación de dicho material, propiedad de uno de los beneficiarios.

Juan Pérez, mitilicultor local, calificó la instancia como “provechosa” tras cuatro horas de capacitación. “Tenía conocimientos, pero los básicos. Los aspectos en la parte química, por el uso de los materiales, no la dominaba”. Pérez considera que si bien el curso cumplió con sus expectativas, sería ideal poder ahondar un poco más algunos aspectos ya que “nunca se termina de aprender”, adujo.

Al día siguiente el mismo curso fue realizado en Yaldad, comuna de Quellón, lugar en que se congregó una quincena de mitilicultores interesados en adquirir estos nuevos conocimientos.

Elías Colivoro, dedicado a la mitilicultura en Yaldad hace más de 15 años, destacó el curso e indicó que “es la manera de capacitar a nuestra gente. Bastante práctico y eso creo que hace la diferencia porque generalmente se ahonda en lo teórico. La verdad es que fue bien didáctico y empezamos a meternos a practicar y eso se impregna mucho más en la memoria de uno que una clase extendida de teoría”.

Tomás Vargas, vendedor y asesor técnico de Plasti Química en el sur del país, fue quien dirigió ambos cursos. Indicó que “hicimos una capacitación teórica y lógicamente pasamos a  la práctica”. Entre los temas abordados se encuentran “la forma en que se utilizan los materiales, qué precauciones debemos tomar en caso de que se genere algún problema”, debido a que en este rubro se hace uso de distintos productos químicos, algunos inflamables, explicó. Vargas abordó diversas consultas y dio cuenta de los diversos campos de aplicación de este material. “Destaco la participación y el interés mostrado por los mitilicultores”, cerró.

Luis Oliva, Gerente del Cetmis, indicó que este curso es parte del plan de Formación Especializada que lleva adelante el centro que dirige y que esta iniciativa en particular “obedece a una necesidad de parte de los micro y pequeños mitilicultores, quienes habían manifestado su interés en conocer a fondo este trabajo. El beneficio directo está en poder aplicar por sus propios medios estas técnicas, lo que se traduce en una mejor gestión del tiempo y de los recursos en general”.

El Centro de Extensionismo Tecnológico para una Mitilicultura Sustentable, Cetmis, es un proyecto ejecutado por Fundación Chinquihue y apoyado por Corfo.