Quellón: Mitilicultores de Yaldad aprendieron a soldar en plástico

Este nuevo conocimiento les permitirá reparar de forma independiente las boyas que se utilizan en la industria regional.

Alrededor de 15 mitilicultores del sector de Yaldad, comuna de Quellón, participaron del curso “Reparación de material de polietileno, boyas y otros de la industria mitilicultora”, instancia en que los productores de choritos chilotes conocieron diversas formas de dar nueva vida a sus boyas, implemento clave para su actividad productiva, y que se dañan con frecuencia, lo que genera pérdidas económicas y de tiempo.

Lo cierto es que en muchos casos su reparación pasa por una simple intervención, cuestión para la que, sin embargo, se necesita algunos conocimientos básicos. Precisamente es en eso que se concentró este curso, el que es parte del Programa de Formación Especializada que el Centro de Extensionismo para una Mitilicultura Sustentable, CETMIS, está aplicando en diversos puntos de la región y que está dirigido a micro y pequeños mitilicultores de la región de Los Lagos.

El curso fue impartido en dependencias de la sede de la Asociación Gremial de Yaldad, cuyo objetivo fue aprender a reparar boyas y material de polietileno utilizado en la industria mitilicultora, además de fabricar piezas de utilidad para sus faenas.

José Bernales, soldador hace más de 20 años y encargado de dirigir el taller, explicó conceptos elementales para trabajar la soldadura en plástico y particularmente en la reparación de este tipo de implementos. “Le mostré a los asistentes los niveles de temperatura de la máquina (soldadora), también hablé sobre la densidad del plástico, ya que dependiendo de eso se debe regular la temperatura, y finalmente les mostré cómo soldar sobre este tipo de material”, explicó Bernales.

El profesional indicó que en este caso hay dos tipos de soldadura: la de baja densidad, “que es especial para reparación de boyas de plástico y flotadores”, y la de alta, “que se usa para reparación de botes y tuberías”, ya que son hechas con plástico de mayor grosor, adujo.

Elías Colivoro, dedicado a la mitiliccultura hace más de 10 años en Yaldad, valoró esta instancia y añadió que “lo importante y lo bueno del curso es que fue bien didáctico, bien práctico. Para muchos de nosotros, que nunca habíamos visto la reparación de una boya plástica, fue grato saber que nosotros podemos hacer este trabajo. Es importante para nosotros porque somos pequeños cultivadores y así ahorramos en costos para nuestra actividad”.

El Centro de Extensionismo Tecnológico para una Mitilicultura Sustentable, CETMIS, es un proyecto ejecutado por Fundación Chinquihue y apoyado por Corfo.