Fundación Chinquihue: Presentaron nuevo estándar MSC para algas

Actividad fue realizada en dependencias de Fundación Chinquihue, Puerto Montt, y contó con la presencia de profesionales sectoriales de la institucionalidad pública y empresas.

Una inducción al estándar MSC en algas fue realizado en dependencias de Fundación Chinquihue, instancia que fue dirigida e impartida por Rodrigo Polanco, quien se desempeña como Fishery Manager in South America, MSC-Marine Stewardship Council, quién abordó los principales aspectos de este nuevo estándar global.

Esta actividad fue convocada por Fundación Chinquihue a solicitud de Subpesca. Participó el Director Zonal de Pesca y Acuicultura, Jurgen Betzhold; la Jefa del Área Extractiva de Sernapesca, Sofía Millat; el Gerente General de Fundación Chinquihue, Claudio Pérez Barros; la Investigadora en Algas de la Universidad Arturo Prat, Marcela Ávila; representantes de Empresas Procesadoras de Algas, además del equipo profesional de la Fundación.

Este nuevo estándar es el único en el que MSC y ASC se unieron para desarrollar esta propuesta de forma conjunta. Además, destaca por abarcar la extracción de algas desde praderas naturales como de cultivo, incluyendo todo el proceso productivo de este recurso natural. “En ese sentido, se trata de una propuesta relativamente nueva, por lo que está a la vanguardia en lo que refiere a extracción de algas”, indicó el profesional.

Polanco explicó que este estándar “tiene una base muy importante en la sostenibilidad ambiental. Es decir, en el cuidado de las praderas de algas, cuidando que se puedan conservar en el tiempo. Hay un segundo componente importante que es la responsabilidad social, es decir, que se haga con cuidado hacia las personas que trabajan en la actividad, pero además con cuidado hacia la comunidad donde se realiza”.

El representante de MSC además aseguró que “hay una adhesión por este tipo de eco-certificación muy importante en el mundo. Como es nuevo, hoy día no existe mucha representación, pero yo creo que es una mirada de futuro. Es decir, estos requerimientos van a venir tarde o temprano y Chile está en una muy buena posición en el contexto Latinoamericano”.

Sobre los beneficios que adherir a este estándar podría traer, Polanco indicó que el primer beneficio directo es el reconocimiento. “Hay ganancias económicas porque permite acceso a mercados especiales, aumenta la adhesión de los compradores por este tipo de productos, la capacidad de gestionar el proyecto, beneficios también dentro de las mismas comunidades, se encarga de abordar problemas que parecen invisibles y la certificación obliga abordarlos, entonces, también baja el nivel de conflictividad dentro de las mismas comunidades, se mejora la forma en que se trabaja en estos proyectos”, concluyó.

Claudio Pérez Barros, Gerente General de Fundación Chinquihue, indicó que “como fundación estamos concientes de la relevancia global que ha tomado la certificación de recursos pesqueros, y no sólo en lo referente al mercado de consumo objetivo de este tipo de certificaciones, sino por la cuestión de fondo referido a la sustentabilidad ambiental, social y económica que debe existir a través de este recurso”.

En ese sentido Pérez Barros aseguró que “lo más importante de esta actividades reconocer que nuestro país cumple con las condiciones para que este tipo de certificaciones se puedan hacer realidad, y en particular, en recursos extraídos por comunidades de pescadores artesanales. Estamos convencidos que todo lo relativo a las certificaciones donde se establecen estándares globales de producción, le harán muy bien al sector de la pesca artesanal”.

El equipo profesional de Fundación Chinquihue trabaja actualmente con los pequeños productores pesqueros y acuícolas en la incorporación de estos nuevos estándares, ya sea MSC, ASC o Comercio Justo, entre otros, los que representan elementos diferenciadores relevantes, y que se traduce en mejoras competitivas en los diferentes mercados de destino.