Fundación Chinquihue: Presentaron nuevo estándar MSC para algas

Actividad fue realizada en dependencias de Fundación Chinquihue, Puerto Montt, y contó con la presencia de profesionales sectoriales de la institucionalidad pública y empresas.

Una inducción al estándar MSC en algas fue realizado en dependencias de Fundación Chinquihue, instancia que fue dirigida e impartida por Rodrigo Polanco, quien se desempeña como Fishery Manager in South America, MSC-Marine Stewardship Council, quién abordó los principales aspectos de este nuevo estándar global.

Esta actividad fue convocada por Fundación Chinquihue a solicitud de Subpesca. Participó el Director Zonal de Pesca y Acuicultura, Jurgen Betzhold; la Jefa del Área Extractiva de Sernapesca, Sofía Millat; el Gerente General de Fundación Chinquihue, Claudio Pérez Barros; la Investigadora en Algas de la Universidad Arturo Prat, Marcela Ávila; representantes de Empresas Procesadoras de Algas, además del equipo profesional de la Fundación.

Este nuevo estándar es el único en el que MSC y ASC se unieron para desarrollar esta propuesta de forma conjunta. Además, destaca por abarcar la extracción de algas desde praderas naturales como de cultivo, incluyendo todo el proceso productivo de este recurso natural. “En ese sentido, se trata de una propuesta relativamente nueva, por lo que está a la vanguardia en lo que refiere a extracción de algas”, indicó el profesional.

Polanco explicó que este estándar “tiene una base muy importante en la sostenibilidad ambiental. Es decir, en el cuidado de las praderas de algas, cuidando que se puedan conservar en el tiempo. Hay un segundo componente importante que es la responsabilidad social, es decir, que se haga con cuidado hacia las personas que trabajan en la actividad, pero además con cuidado hacia la comunidad donde se realiza”.

El representante de MSC además aseguró que “hay una adhesión por este tipo de eco-certificación muy importante en el mundo. Como es nuevo, hoy día no existe mucha representación, pero yo creo que es una mirada de futuro. Es decir, estos requerimientos van a venir tarde o temprano y Chile está en una muy buena posición en el contexto Latinoamericano”.

Sobre los beneficios que adherir a este estándar podría traer, Polanco indicó que el primer beneficio directo es el reconocimiento. “Hay ganancias económicas porque permite acceso a mercados especiales, aumenta la adhesión de los compradores por este tipo de productos, la capacidad de gestionar el proyecto, beneficios también dentro de las mismas comunidades, se encarga de abordar problemas que parecen invisibles y la certificación obliga abordarlos, entonces, también baja el nivel de conflictividad dentro de las mismas comunidades, se mejora la forma en que se trabaja en estos proyectos”, concluyó.

Claudio Pérez Barros, Gerente General de Fundación Chinquihue, indicó que “como fundación estamos concientes de la relevancia global que ha tomado la certificación de recursos pesqueros, y no sólo en lo referente al mercado de consumo objetivo de este tipo de certificaciones, sino por la cuestión de fondo referido a la sustentabilidad ambiental, social y económica que debe existir a través de este recurso”.

En ese sentido Pérez Barros aseguró que “lo más importante de esta actividades reconocer que nuestro país cumple con las condiciones para que este tipo de certificaciones se puedan hacer realidad, y en particular, en recursos extraídos por comunidades de pescadores artesanales. Estamos convencidos que todo lo relativo a las certificaciones donde se establecen estándares globales de producción, le harán muy bien al sector de la pesca artesanal”.

El equipo profesional de Fundación Chinquihue trabaja actualmente con los pequeños productores pesqueros y acuícolas en la incorporación de estos nuevos estándares, ya sea MSC, ASC o Comercio Justo, entre otros, los que representan elementos diferenciadores relevantes, y que se traduce en mejoras competitivas en los diferentes mercados de destino.

CETMIS: convocan a mitilicultores de Calbuco a reunión informativa

Centro de Extensionismo Tecnológico para una Mitilicultura Sustentable (CETMIS) atenderá en Calbuco cada 15 días.

El Centro de Extensionismo Tecnológico para una Mitilicultura Sustentable, CETMIS Los Lagos, informa que a partir de este lunes 14 de mayo, de 10:00 a 13:00 horas, instalará un punto de atención para los mitilicultores de Calbuco. Este punto atenderá cada 15 días en el horario señalado y se ubicará en la Sala Multimedia de la Ilustre Municipalidad de Calbuco.

En este instancia se entregará la siguiente información: Explicación de los informes de presencia de larvas de mejillón y parámetros oceanográficos provenientes de muestreo en sectores con producción de mitílidos en la zona de Calbuco; entrega y explicación de diagnósticos de los centros de cultivo de chorito atendidos por el CETMIS; entrega de boletines informativos de aspectos prácticos para los mitilicultores.

El CETMIS es un proyecto ejecutado por Fundación Chinquihue y financiado por Corfo. Para mayor información puede consultar en www.cetmis.cl o al teléfono 65-2293766.

Pescadores artesanales de Maullín firman acuerdo para trabajar bajo certificación de Comercio Justo

Iniciativa es parte de un proyecto Nodo financiado por Corfo y ejecutado por Fundación Chinquihue, el cual busca mejorar la competitividad de pescadores que producen loco en Áreas de Manejo.

En Maullín se llevó a cabo la firma de modelo asociativo para trabajar bajo estándar de Comercio Justo entre pescadores artesanales de la comuna costera, actividad que se realizó en dependencias del municipio local, instancia de la que participaron el alcalde de la comuna, Jorge Westermeier; la Directora Regional (s) de Corfo, Claudia Huber; el Gerente General de Fundación Chinquihue, Claudio Pérez Barros; el presidente de la Federación de Pescadores Artesanales de Maullín, Rubén Castillo; y el Coordinador de Pesquerías para América Latina, Fair Trade USA, Pablo Granados, además de representantes de asociaciones y gremios pesqueros de la comuna que agrupan alrededor de 1.000 trabajadores del mar.

Esta firma se dio en el marco del proyecto “Nodo de Mejoramiento Competitivo para Áreas de Manejo Productoras de Loco (Concholepas concholepas) de la región de Los Lagos”, el cual es financiado por Corfo y ejecutado por la Fundación Chinquihue, y cuyo objetivo es mejorar la competitividad de los pescadores artesanales productores de este recurso en las comunas costeras de Maullín y Calbuco, implementando un modelo asociativo de comercialización que incorpora valor al producto e implementa una estrategia de posicionamiento de este utilizando estrategias de marketing digital.

El alcalde de Maullín, Jorge Westermeier, dijo que “nosotros estamos realmente contento con todo el trabajo que se ha desarrollado en el marco del proyecto Nodo, porque se conjugan varias cuestiones positivas. Primero, se fortalece la asociatividad, por otro lado se logra establecer una conciencia relacionada con la conservación y el medioambiente, y por otra parte se mejoran las condiciones económicas de nuestros pescadores a la incorporación de valor agregado a los productos que ellos tradicionalmente extraen. Hemos tenido mucho éxito en todos los objetivos que nos hemos propuesto hasta el momento. Queremos seguir avanzando y profundizando en este ámbito y prueba de ello es la firma de este convenio de Comercio Justo, que es muy pertinente a la pesca artesanal”.

Por su parte Claudia Huber, Directora (s) de Corfo Los Lagos, indicó que “hoy día estamos celebrando una relevante reunión en el contexto del proyecto Nodo Loco, que involucra a Maullín y Calbuco, y básicamente lo que buscamos acá es la asociatividad y articulación en pro de un encadenamiento productivo que realce el producto loco con mayor valor agregado, y una forma de darle valor agregado es la comercialización a través del Comercio Justo, que es una forma distinta de comercialización, en la que se abordan aspectos económicos, sociales y de sustentabilidad que el cliente hoy día está prefiriendo a nivel nacional e internacional”.

Claudio Pérez Barros, Gerente General de la Fundación Chinquihue, indicó que esta “es la primera pesquería que busca ser certificada en Comercio Justo y la firma de todas estas organizaciones va a quedar marcada en la historia a medida que otras pesquerías el día de mañana se estén certificando, no sólo en Chile sino también en Sudamérica. En ese sentido la firma de este convenio es un hito muy importante para la comuna, para la región, para Chile y para Sudamérica. Como Fundación Chinquihue hicimos eco de la petición de los pescadores en formar una acción asociativa y generar mayor valor a sus recursos y, además, les pusimos valor agregado con todo lo referido al Comercio Justo”.

Rubén Castillo, pescador artesanal y presidente de la Federación de Pescadores Artesanales de Maullín, aseguró que asume esto como “una responsabilidad bastante amplia y contundente que tenemos que asumir, puesto que esto que ha pasado acá no es producto de una casualidad, sino que ha sido producto de la intencionalidad y responsabilidad que han tenido las organizaciones asociadas a Fedepesca desde hace mucho tiempo de comercializar en conjunto, obtener valor agregado de sus productos y ahora se presenta esta oportunidad de Comercio Justo que también le va a dar un plus tanto en lo ambiental como en lo social a la comunidad de pescadores y también en la comuna de Maullín”.

Para finalizar Pablo Granados, Coordinador de Pesquerías para América Latina, Fair Trade USA, explicó que “el estándar Comercio Justo se concentra en la mejora de las condiciones laborales de los productores y el fomento de la participación de las comunidades en la gestión ambiental a través de estándares rigurosos. También se ocupa de reducir riesgos en la cadena de suministros a través de la inversión directa en las comunidades de pescadores. Por último, provee una diferenciación no menor en el mercado vía la etiqueta Fair Trade Certified. Estos tres ingredientes tienen como fin favorecer a los pequeños productores en un trabajo colaborativo inédito, potenciando y agregando valor a la producción de la pesca artesanal”.

Esta pre-certificación Fair Trade USA destaca por trabajar por primera vez con un molusco en Latinoamérica, convirtiendo a los pescadores de Maullín en pioneros en el trabajo bajo este modelo de negocio no sólo a nivel regional, sino nacional y continental.

Funcionaria con capacidades diferentes se integró a Fundación Chinquihue

Gerente General, Claudio Pérez Barros, dio bienvenida a Nixa.

Se trata de una ex estudiante del Liceo Hornopirén, establecimiento apadrinado por la institución.

Desde el presente mes se ha integrado al equipo de la OTEC Capacitaciones Chinquihue de Fundación Chinquihue, la funcionaria Nixa Vargas, quien es Técnico nivel medio, en Elaboración Industrial de Alimentos. Nixa es sordomuda, pero no nació con esta situación, por lo que sabe leer y escribir sin mayores dificultades. Su integración a la fundación obedece a la necesidad y convicción de la dirección de dicha institución por integrar al ámbito laboral personal con capacidades diferentes.

Nixa finalizó sus estudios en el Liceo Hornopirén, establecimiento que cuenta con el apadrinamiento de la Fundación Chinquihue y actualmente se desempeña como Asistente Administrativo, realizando funciones de redacción de cartas conductoras a distintas entidades; apoyo en digitación de documentación; compra de materiales e insumos; visita a cursos impartidos por la institución; entre otros.

Hortencia Navarro, madre de Nixa, aseguró sentirse muy feliz por su hija. “Yo sé que en la Fundación Chinquihue le han dado todo el apoyo”, dijo. Ella y su esposo, el padre de Nixa, son pescadores artesanales desde hace al menos 30 años y son parte del sindicato número 2 de Hornopirén.

Como en toda situación inesperada a veces el panorama se torna difícil. En ese sentido la progenitora de Nixa asegura que la educación que ella recibió en el Liceo Hornopirén fue clave para poder finalizar su enseñanza completa y así aspirar a mejores condiciones laborales. “Para mi Nixa no tiene ninguna discapacidad, pero reconozco sí que su condición no ha sido ni para ella ni para nosotros algo con lo que no se pueda salir adelante. Estoy muy contenta con ella”, concluyó orgullosa su madre.

Fresia Sepúlveda, directora del Liceo Hornopirén recuerda con cariño el paso de Nixa por el establecimiento educacional, quien llegó en primero medio al establecimiento. El liceo en ese entonces contaba con un proyecto de integración escolar, por lo que se integró un profesional que se manejara en lenguaje de señas, quien fue capacitando a los docentes en este ámbito.

“Yo aplaudo y felicito a la Fundación Chinquihue por preocuparse de ser una institución inclusiva. Ella va a poder demostrar que tiene capacidades y que puede hacer bien su trabajo. Nosotros estamos súper contentos con esta noticia”, indicó la docente.

El Gerente de Fundación Chinquihue, Claudio Pérez Barros, que “estamos muy contentos de haber recibido a Nixa como miembro de la OTEC, convencidos de que con su ingreso nos aportará a un crecimiento y madurez organizacional en términos de inclusión. El país vive momentos históricos en términos de inclusión en diversos ámbitos, y formar parte de ese proceso en lo laboral para nosotros no sólo es una alegría, sino también un orgullo”.