Chiloé: recolectores de pelillo producen agar-agar gracias a inédita innovación

Novedoso proyecto es ejecutado por Fundación Chinquihue y financiado por el Gobierno Regional.

En la recta final se encuentra el proyecto del Fondo de Innovación para la Competitividad (FIC) “Agregación de valor de las algas marinas, mediante la innovación y transferencia tecnológica para la producción artesanal experimental de preproceso de Agar-agar por parte de organizaciones de pescadores, algueras productoras o recolectoras de alga gracilaria”, cuyos beneficiarios son 12 recolectores de algas pertenecientes la comunidad Buta Huapi Chilhue, comuna de Queilen, Chiloé.

Financiado por el Gobierno Regional a través del citado fondo y ejecutado por Fundación Chinquihue, este novedoso proyecto tiene por objeto la elaboración de agar artesanal a partir de Gracilaria chilensis –popularmente conocida como “pelillo”-, realizando pruebas experimentales en procesos de elaboración con el fin de calcular los rendimientos, calidades y costos de producción, buscando así obtener la formulación óptima del producto final.

De los 12 algueros favorecidos, 8 son mujeres dedicadas a la extracción de esta alga endémica en las costas chilotas, cuya forma de trabajar consistía en extraer el alga desde el mar, secarla y luego venderla, totalmente exento de elaboración alguna

Con el fin de conocer más a fondo esta innovación e interiorizarse en los avances de este atractivo proyecto es que Alex Winkler, Gerente General de Fundación Chinquihue, se trasladó hasta el sector de Pilque en la sureña comuna chilota, lugar en que se ubica la sede de la ya mencionada comunidad, espacio en que se implementó una sala de procesos para dar inicio a este trabajo.

“Estamos muy contentos con el resultado de este interesante e innovador proyecto porque significa un gran beneficio para los algueros de este aislado sector, quienes ya ven una mejora en la forma en que procesan este importante recurso. El siguiente paso será buscar la fórmula para poder comercializar este cotizado producto en el mercado internacional. Este proyecto tiene un gran potencial por delante y cuenta con todo el apoyo que Fundación Chinquihue pueda brindar para su éxito”, indicó Winkler.

Rosario Segunda Obando es la presidenta de la agrupación de algueros Estero Pilque-Paildad de la comunidad Buta Huapi Chilhue. Trabajando hace más de 15 años en esta actividad productiva, Obando califica este proyecto como “un sueño para nosotros”. Explica que cuando se enteró de esta iniciativa no podía creerlo, pero “al final fue realidad. Este sueño lo tenemos desde hace muchos años y nosotros estamos muy contentos con lo que estamos haciendo ahora”. Las proyecciones de este proyecto se ven promisorias en palabras de Obando, y tiene la fe en que seguirán trabajando gracias a que “la gente está muy activa y muy entusiasmada”.

Para enero próximo está fijado el plazo de término de este proyecto, el que cuenta con un total de 12 meses para ser ejecutado íntegramente y cuyo resultado irá en directo beneficio de estos algueros y sus familias.

Chiloé: Mitilicultores aprendieron a trabajar en fibra de vidrio

Instancia de capacitación fue organizada y convocada por el Centro de Extensionismo Tecnológico para una Mitilicultura Sustentable, Cetmis, ejecutado por Fundación Chinquihue.

Una veintena de mitilicultores se vieron beneficiados con dos cursos de reparación de material en fibra de vidrio en Chiloé. Impartidos entre el jueves 22 y viernes 23 de noviembre en Chonchi y Quellón, bajo el título de “Elaboración y reparación de material de fibra de vidrio para la industria mitilicultora”, esta instancia tuvo por objeto dar a conocer técnicas para la elaboración de piezas y reparación de materiales con fibra de vidrio de equipos utilizados en esta actividad productiva, como pueden ser embarcaciones u otros.

El primero de estos se desarrolló en el sector Teupa -comuna de Chonchi-, hasta donde llegó una decena de mitilicultores, quienes se interiorizaron en el trabajo en fibra de vidrio y que les permitió poner en práctica algunos conocimientos sobre una embarcación de dicho material, propiedad de uno de los beneficiarios.

Juan Pérez, mitilicultor local, calificó la instancia como “provechosa” tras cuatro horas de capacitación. “Tenía conocimientos, pero los básicos. Los aspectos en la parte química, por el uso de los materiales, no la dominaba”. Pérez considera que si bien el curso cumplió con sus expectativas, sería ideal poder ahondar un poco más algunos aspectos ya que “nunca se termina de aprender”, adujo.

Al día siguiente el mismo curso fue realizado en Yaldad, comuna de Quellón, lugar en que se congregó una quincena de mitilicultores interesados en adquirir estos nuevos conocimientos.

Elías Colivoro, dedicado a la mitilicultura en Yaldad hace más de 15 años, destacó el curso e indicó que “es la manera de capacitar a nuestra gente. Bastante práctico y eso creo que hace la diferencia porque generalmente se ahonda en lo teórico. La verdad es que fue bien didáctico y empezamos a meternos a practicar y eso se impregna mucho más en la memoria de uno que una clase extendida de teoría”.

Tomás Vargas, vendedor y asesor técnico de Plasti Química en el sur del país, fue quien dirigió ambos cursos. Indicó que “hicimos una capacitación teórica y lógicamente pasamos a  la práctica”. Entre los temas abordados se encuentran “la forma en que se utilizan los materiales, qué precauciones debemos tomar en caso de que se genere algún problema”, debido a que en este rubro se hace uso de distintos productos químicos, algunos inflamables, explicó. Vargas abordó diversas consultas y dio cuenta de los diversos campos de aplicación de este material. “Destaco la participación y el interés mostrado por los mitilicultores”, cerró.

Luis Oliva, Gerente del Cetmis, indicó que este curso es parte del plan de Formación Especializada que lleva adelante el centro que dirige y que esta iniciativa en particular “obedece a una necesidad de parte de los micro y pequeños mitilicultores, quienes habían manifestado su interés en conocer a fondo este trabajo. El beneficio directo está en poder aplicar por sus propios medios estas técnicas, lo que se traduce en una mejor gestión del tiempo y de los recursos en general”.

El Centro de Extensionismo Tecnológico para una Mitilicultura Sustentable, Cetmis, es un proyecto ejecutado por Fundación Chinquihue y apoyado por Corfo.

Chiloé: impartirán cursos de reparación en fibra de vidrio para mitilicultores

Se trata de dos cursos, los que son parte del plan de Formación Especializada que ejecuta el Centro de Extensionismo Tecnológico para una Mitilicultura Sustentable de Fundación Chinquihue.

Dos nuevos cursos dirigidos a trabajadores y dueños de micro y pequeñas empresas mitilicultoras se realizarán este jueves y viernes en Chonchi y Quellón, isla de Chiloé, respectivamente.

Bajo el título de “Elaboración y reparación de material de fibra de vidrio para la industria mitilicultora”, ambos talleres tienen por objeto dar a conocer técnicas para la elaboración de piezas y reparación de materiales con fibra de vidrio de equipos utilizados en esta actividad productiva, como pueden ser embarcaciones u otros.

El primero de éstos está convocado para este jueves 22 a partir de las 14:00 horas en el sector de Teupa, comuna de Chonchi. El curso se realizará en el domicilio de Juan Pérez, cerca de la escuela rural Teupa, y se extenderá hasta las 18:00 horas. Se convoca  a mitilicultores de la comuna de Chonchi, Castro, Queilen y alrededores.

El segundo taller se realizará el viernes 23 en el sector de Yaldad, Quellón, desde las 14:00 a las 18:00 horas, en dependencias de la sede de la Asociación Gremial de Yaldad. La convocatoria está dirigida a mitilicultores de Quellón y alrededores.

El Centro de Extensionismo Tecnológico para una Mitilicultura Sustentable, Cetmis, es un proyecto ejecutado por la Fundación Chinquihue y apoyado por Corfo.

Calbuco: impartirán curso de soldadura en plástico dirigido a mitilicultores

Actividad se realizará el próximo sábado y es convocada por el Centro de Extensionismo para una Mitilicultura Sustentable, Cetmis.

Este sábado 17 de noviembre se realizará en la comuna de Calbuco un nuevo curso de reparación de material de polietileno, boyas y otros, el que es parte del programa de Formación Especializada que ejecuta el Centro de Extensionismo Tecnológico para una Mitilicultura Sustentable, Cetmis.

La convocatoria está fijada para las 10:00, la que se extenderá hasta las 13:00 horas y el lugar de encuentro es el muelle San Rafael, galpón de trabajo del STI San Rafael de Calbuco. Este curso se impartirá de forma totalmente gratuita y está dirigido particularmente a los micro y pequeños mitilicultores de la comuna costera.

En dicha instancia los asistentes podrán abordar temas tales como la reparación de boyas y material de polietileno, los que son ampliamente utilizados en la industria mitilicultora. Por otro lado, también se entregarán contenidos orientados a la fábrica de piezas de utilidad para las faenas propias de su actividad productiva.

El Centro de Extensionismo Tecnológico para una Mitilicultura Sustentable, Cetmis, es un proyecto ejecutado por la Fundación Chinquihue y apoyado por Corfo.